Alexandra
Farbiarz
Mas

Soluciones para el bienestar personal y la sostenibilidad

Los niños enseñan. Aprende de cómo aprenden y puede que aprendas también a mejorar tus habilidades de negociación.

Los niños son grandes maestros a la hora de desafiar la lógica de los adultos. Y cuando nos sacan de quicio a menudo es porque algo nos tocan: a veces lo que hacen es comprobar nuestros límites mientras ellos buscan los suyos propios, a veces ponen a prueba nuestra, nuestra capacidad de sabernos explicar o de explicar cosas absurdas e incluso pueden llegar a desafiar nuestros valores y creencias. Y a veces todo empieza con la simple pregunta ¿y eso porqué?

La cuestión es que cuando nos paramos y escuchamos sus preguntas también nos hacen pensar, nos obligan a ciertos ejercicios mentales y/o emocionales de los que podemos aprender mucho.

En realidad lo que nos exigen a menudo los niños es claridad en lo que contamos. Y ponen a prueba nuestros límites al exigir coherencia entre lo que decimos y hacemos. Por eso no ceden fácilmente a la hora de plantear y preguntar sobre razonamientos.
Las habilidades de negociación pueden aprenderse escuchando atentamente las preguntas de los más pequeños. Entre otras cosas porque sus preguntas se suelen detener allí donde no sabemos explicar muy bien las cosas y porque se detienen lo que haga falta para admitir que una respuesta es la válida…dependerá también de lo que quieran obtener o aprender para entender claro! En realidad, los “porqués” interminables a los cuales nos pueden someter los niños no dejan de ser una aplicación del método científico aplicado a la realidad que nos rodea cotidianamente.
Los niños tienen el tiempo de observar a los adultos mientras éstos están en sus cábalas y tratando de resolver mil cosas a la vez. Por eso saben dar en las teclas más débiles: porque nos observan y escuchan mucho más de lo que creemos los adultos. Y por eso nos sorprenden cuando menos lo esperamos.
¿Qué aprendes de sus quisquillosas preguntas? ¿Qué trucos has aprendido de tus conversaciones con tus hijos, sobrinos, ahijados o niños con los que tratas habitualmente que podrías utilizar a la hora de negociar en tu campo profesional?